Bullying a través de internet

 

El cyberbullying se refiere a agresiones verbales, hostigamiento y humillaciones, acoso de manera virtual que se da entre niños, niñas y adolescentes.
De acuerdo a un estudio llevado a cabo por Inocenti y Unicef, Child Safety Online: Global challenges and strategies (Seguridad Infantil Online: Retos y estrategias globales):
El acoso puede definirse como un niño siendo el blanco de una conducta que es perjudicial o con la intención de causar daño, ocurre repetidamente e involucra un desequilibrio de poder que evita a la víctima impugnar o poner fin a este comportamiento. El acoso escolar -agresiones físicas, insultos, bromas “pesadas”-, se ha trasladado de los pasillos de la escuela y la hora del receso, a la casa de las víctimas, a través de Internet.

El cyberbullying es un problema global y en crecimiento en Latinoamérica.
En Argentina, México, Colombia, Chile y Perú, el ciberbullying se está incrementando con velocidad.
De acuerdo a una encuesta de Ipsos en Noviembre del 2011 que se realizó a 18.000 adultos usuarios de Internet en 24 países -de los cuales 6.500 eran padres-, se obtuvo que el 60% del acoso se da a través de Facebook, y de los padres latinoamericanos entrevistados, en Brasil, 20% reconocen que sus hijos han sido víctimas de cyberbullying, seguido por México con un 8% de padres admitiendo esta dolorosa realidad. Una cifra aún más cruda, es la que brinda la ONU, al asegurar que más del 50% de los jóvenes latinoamericanos han sido víctimas del cyberbullying, pero se estima que pueda ser aún mayor debido a la cantidad de víctimas que no denuncian tal situación.

Casos alarmantes:
Una cifra aterradora es que 1 de cada 6 casos de cyberbullying termina en suicidio. Casos como el del estudiante argentino Carlos Nicolás Agüero, de 17 años, quien fue acosado por su probable homosexualidad en Facebook y que recibía amenazas en su teléfono móvil, terminó de una forma trágica, ya que para poner fin a la constante humillación decidió quitarse la vida el 16 de Abril del 2011.
La orientación sexual, es uno de los principales motivos para el acoso online -y físico- no sólo en Latinoamérica, si no en casi todos los países; aunque el sustento sean sólo rumores, los victimarios aluden a falsas historias, calumnias, para hacer que el entorno de la víctima se vuelva hostil. También el acoso online se intensifica -pero no es único- en aquellos niños o adolescentes que por sus características propias, pueden parecer “diferentes” ante una mayoría, en ellos se incluye niños con problemas de aprendizaje, o tímidos, o estudiosos; en realidad, para hacer a una persona víctima del cyberbullying, el victimario puede ser totalmente arbitrario, este puede decidir que por usar el cabello de cierta forma -un corte de cabello, un color diferente-, su víctima merece humillación o amenazas.

La confianza es básica, pero estar bien informados puede hacer la diferencia para detectar a tiempo este problema, tanto para los padres de hijos victimados, como aquellos de los victimarios. La atención es necesaria para evitar que los pequeños se conviertan en hostigadores; el cyberbullying ya no sólo son los típicos chicos malos que golpean a los más pequeños en la escuela, el cyberbullying lo pueden cometer niños con excelentes calificaciones, que no son problemáticos, o aquellos que han sufrido abuso anteriormente y son percibidos como débiles ante sus demás compañeros, pero detrás de una computadora, escondidos, pueden adoptar personalidades que sorprenderían a más de uno.

Por cualquier consulta, no dudes en escribirnos (consultas@psicoconsulta.com.ar) o llamarnos a la línea Telesalud de la Fundación 4831-2121. Con ayuda de psicoterapia, estas situaciones pueden superarse.
La Fundación para la Salud Mental propone tratamientos que se adaptan al paciente, y no el paciente al tratamiento.
Estamos para ayudarte.

Fuente

Related posts:

MAÑANAS DIFICILES en la depresión
Estrés laboral, como salir
Apertura de grupo para familiares de adictos (cualquier tipo de adicción)

Comentarios