Estrés laboral, como salir

 

Cuando hablamos de estrés laboral nos referimos al nivel de “tensión o malestar que puede presentar una persona como consecuencia de realizar un tipo de trabajo o estar inmerso en un determinado ambiente laboral”. Son muchas los generadores de estrés que podemos encontrarnos en la vida laboral. Por ejemplo, tenemos una serie de factores que provocan el estrés que son parte del ambiente laboral, como pueden ser el exceso de ruido, una iluminación y/o temperatura inadecuada, etc. Otros factores que provocan estrés tienen que ver con aspectos más personales, como pueden ser la sobrecarga de trabajo, o todo lo contrario, la ausencia de trabajo, la inseguridad en el trabajo, la ambigüedad de nuestro rol, la imposibilidad de ascender o cambiar de puesto, etc. Otras fuentes de estrés laboral también pueden ser las relaciones con supervisores, compañeros o subordinados, o también determinados cambios en la estructura de una empresa que suceden más frecuentemente en época de crisis. Como vemos, sin llegar a tener una situación más grave como puede ser el acoso laboral, en nuestro trabajo podemos sufrir igualmente de estrés laboral.

En la actualidad, la gran incertidumbre con la que viven muchas personas acerca de su posible futuro profesional y las dificultades para encontrar otro empleo agravan más si cabe el estrés que pueden tener muchos trabajadores. Son muchas las empresa que piden “un pequeño esfuerzo” a los trabajadores que en ocasiones se traduce en más carga de trabajo con menos beneficios. Si bien esta situación en un tiempo atrás podía hacer que la persona se plantease enfrentarse a sus superiores o incluso dejar su puesto de trabajo y buscar otro empleo, actualmente en pocos casos esto se presenta como una solución. En otras ocasiones el temor a ser despedido, a “ser el próximo” hace que el trabajador se esfuerce más y entre en una competición con otros compañeros aumentando así su presión.

Ante este escenario a veces tan negro cabría preguntarnos si hay salida, si existe alguna forma de superar esta situación. La respuesta a esta pregunta es sí. En primer lugar deberíamos analizar los diferentes aspectos personales como pueden ser un alto nivel de autoexigencia o la tendencia a pensamientos del tipo “todo o nada” que contribuyen a que diariamente nos estresemos (y no sólo en el ámbito laboral). Por otro lado hay que entender que esa activación diaria supone un aumento de tensión y que a esa tensión tenemos que darle alguna salida. Por esto, es importante practicar algún deporte, preferiblemente de tipo aeróbico por lo manos 2 o 3 horas semanales. Además, recuperar algún hobbie puede ser otra vía de escape y a la vez una fuente de satisfacción y gratificación que nos ayude por así decirlo a “cargar las pilas”. En este sentido, es preferible que este tipo de actividades se hagan con más gente buscando nuevos amigos o cuidando nuestras amistades. Hay que recordar que las relaciones sociales cuando son buenas son una fuente estupenda de emociones positivas. Si vamos aplicando estas pequeñas soluciones podremos minimizar nuestro estrés laboral.

Recordá que en la Fundación siempre hay un profesional listo para orientarte en el momento que lo necesites. Podés escribirnos a consultas@psicoconsulta.com.ar o llamar al 4831-2121. Estamos para ayudarte.

Fuente

Related posts:

Miedos: como enfrentarlos
La bulimia nerviosa
¿Tristeza = depresión?

Comentarios