La obesidad y el cuerpo ideal

Hoy en día existe un ideal de cuerpo delgado y esbelto que ejerce una presión social y cultural sobre todos los que no se ven ni se sienten de esa manera. Este ideal provoca dificultades en los distintos niveles (sociales, familiares, laborales) para quien no cumpla con la “norma”. Esto ya no aplica solamente en el caso de las mujeres, sino que se extiende a la población masculina, incluso a los niños. La imagen es una nueva preocupación para los hombres, que son afectados en un grado parecido por la concepción de belleza actual, que ya no incluye los mismos rasgos de masculinidad, “dejadez” o tosquedad tal vez valorados en otra época.

En el caso de los niños, estudios realizados demuestran que aquellos con obesidad son los que causan el mayor rechazo, superando incluso a cualquier niño con deficiencias físicas. El concepto predominante desde edades tempranas de la vida es que las obesidades se relacionan con una lamentable falta de voluntad. No es casual que estas afecciones sean patrimonio de las mujeres, que reciben la presión social más intensa en cuanto a la búsqueda de una figura ideal.

El ser atractiva para los hombres, ama de casa y buena madre, valores más tradicionales, chocan con la nueva autonomía de la mujer de hoy, que reivindica el derecho a salir de este estereotipo de mujer tradicional: hoy en día sus intereses incluyen estudios universitarios y un desempeño profesional destacado, entre muchas otras cosas. Esta conjunción de elementos aumenta la presión social sobre la mujer y les puede generar cierta “crisis de identidad”.

Muchas personas sienten el fracaso de no lograr tener un cuerpo ideal. El amor por el propio cuerpo está hoy en día relacionado con la necesidad de acercarse al ideal deseado y la perfección que imponen las publicidades. Sentir la falta de armonía con el propio cuerpo puede provocar mucha exigencia e insatisfacción, y hasta odio hacia uno mismo.

Cuando el sobrepeso se convierte en obesidad, además de los factores sociales y emocionales también entra en juego el factor salud: ser obeso aumenta el riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, artritis y ciertos cánceres.

La mayoría de los casos de obesidad son una combinación de varios factores, pero la sobrealimentación constituye la principal causa. Es una combinación entre el aumento de la ingesta de alimentos y la reducción de la actividad física. Los trastornos psicológicos provocados por el mundo moderno, así como el sedentarismo y la presión social y comercial para ingerir alimentos excesivamente calóricos, parecen ser los factores más importantes de la obesidad hoy en día. El hecho de que mucha gente desconoce los  conceptos básicos de nutrición agrava aún más el problema.

Si sufrís de obesidad o si simplemente te sentís muy infeliz con tu cuerpo, llamanos al 4831-2121 de 9 a 20 hs o escribinos a consultas@psicoconsulta.com.ar . Estamos dispuestos a ayudarte, llamarnos es el primer paso.

Related posts:

Los problemas de pareja y la ansiedad fueron los temas más consultados de 2011
El miedo a quedar sin pareja
Trastornos de ansiedad

Comentarios