Los niños y las familias

Comprender y sostener a los padres

 

 

La familia como entorno vital para el desarrollo de los niños durante la primera infancia

Familias-1

La Fundación para la Salud Mental reproduce aquí extractos de un dialogo de la Asociación Internacional por la Educación de los Niños*
La familia es un sistema dinámico que cambia a través de los tiempos dependiendo de las necesidades y del contexto. Junto a los vínculos que ligan a los miembros de un grupo familiar, hay patrones culturales, sociales y emocionales asociados con el ambiente en el que cada familia se encuentra.
Es conveniente pensar a la familia como una pequeña institución que habita y se encastra dentro de una organización local, nacional, global. En este sentido, la familia está expuesta a los procesos que tienen lugar en los sistemas sociales que la contienen.
Una de las transformaciones más visibles que ha venido atravesando la institución familiar tiene que ver con la disminución de la cantidad de hijos. También se evidencia un aumento de la edad en la que se contrae el primer matrimonio y un incremento en las tasas de divorcio .
Acompaña a este conjunto de transformaciones un proceso de “democratización” de las familias. La democratización de las familias en el siglo XXI se encuentra estrechamente vinculada con la noción de participación. Progresivamente, se han ampliado las posibilidades de que cada miembro del grupo familiar pueda decidir cómo quiere vivir, qué quiere lograr, qué metas quiere alcanzar. De este modo, se transforma el modelo de la familia tradicional en cuyo marco se tomaba con naturalidad que el padre tuviese la potestad de dictaminar cómo debía ser y actuar el conjunto. Este interesante viraje debe ser incorporado por todo profesional que se proponga trabajar con familias, para poder interactuar desde el respeto a cada integrante del grupo familiar.

2326_aDe todos modos, siempre que no se esté lastimando al niño, es clave entender que hay diferentes cosmovisiones y que cada familia tiene derecho a establecer de manera autónoma los criterios para educar a sus hijos.

Respecto de esta circunstancia, en primer lugar debe señalarse que, definitivamente, sólo en los casos en que los niños no son tratados como sujetos de derecho y resultan victimas de alguna forma de abuso o maltrato, se puede dar lugar a una separación del niño de su familia. Se trata de un último recurso, pero aún en estos casos, se debe oír a la familia e intentar que participe.
El compromiso con nuestros niños y niñas es ahora, mañana crecieron y puede ser muy tarde. Nuestras familias necesitan nuestra colaboración, preguntémosle cuál es.

*Association for Childhood Education International

Si tenes dudas sobre como está funcionando tu familia podes escribirnos por mensaje privado o llamarnos al 4 861 3313 donde podrás dialogar con un especialista.

Related posts:

MAÑANAS DIFICILES en la depresión
Fobias ¿tenés alguna?
Los sentimientos de la separación

Comentarios