Sentimientos saludables y poco saludables

Es cada vez más frecuente en la sociedad actual tener sentimientos de tristeza y enojo frente a determinadas situaciones en sus relaciones sociales, familiares y laborales.

Según las características de cada persona, es habitual justificar un hecho poco saludable, decir que es normal, que está bien o, en otros casos, cuando nos pasa con frecuencia creemos que estamos en una depresión.

Les acercamos esta tabla que nos permite contrastar sentimientos de tristeza o enojo que son saludables, con su contraparte característica de la depresión.

En el caso de detectar rasgos de depresión o enojo poco saludable, lo mejor es hablar con un profesional. Nuestra linea de Telesalud funciona de 9 a 20 hs en el 4831-2121 o pueden escribirnos vía mail a consultas@psicoconsulta.com.ar

Características de una tristeza saludable Características de la depresión 

  • Estas triste pero no sentís una pérdida de autoestima.
  • Sentís una pérdida de autoestima.
  • Tus pensamientos negativos son una reacción apropiada ante un evento perturbador.
  • Tus pensamientos negativos están muy fuera de proporción con respecto al evento que disparó tu mal humor.
  • Tus sentimientos desaparecen luego de un tiempo.
  • Tus sentimientos pueden seguir y seguir indefinidamente.
  • Aunque te sentís triste no te sentís desanimado con respecto al futuro.
  • Te sentís desmoralizado y convencido de que las cosas nunca van a mejorar.
  • Continuás estando involucrado productivamente con tu vida.
  • Te das por vencido frente a la vida y perdés interés en tus amigos y tu carrera.
  • Tus pensamientos negativos son realistas.
  • Tus pensamientos negativos son exagerados y distorsionados, incluso pensás que son válidos.

 

 

Características de un enojo saludable y constructivo Características de un enojo poco saludable y destructivo
  • Expresás tus sentimientos con tacto.
  • Negás tus sentimientos y hacés pucheros (agresión pasiva) o golpeás y atacás a la otra persona (agresión activa).
  • Tratás de ver el mundo a través de los ojos de la otra persona, incluso si estas en desacuerdo.
  • Discutís a la defensiva e insistís en que no hay validez en lo que la otra persona esta diciendo.
  • Trasmitís un espíritu de respeto hacia la otra persona, a pesar de que podés llegar a sentirte bastante enojado con él/ella.
  • Crees que la otra persona es vil y merecedora de un castigo. Te mostrás condescendiente e irrespetuoso/a.
  • Hacés algo productivo y tratás de resolver el problema.
  • Te das por vencido/a y te ves como una víctima indefensa.
  • Tratás de aprender de la situación para poder ser más sabio en el futuro.
  • No aprendés nada nuevo. Sentís que tu visión de la situación es absolutamente válido.
  • Eventualmente dejás ir el enojo y te sentís feliz nuevamente.
  • Tu enojo se vuelve adictivo. No lo soltás.
  • Examinás tu propio comportamiento para ver cómo podés haber contribuido al problema.
  • Culpás a la otra persona y te ves como una inocente  víctima.
  • Crees que vos y la otra persona tienen ideas y sentimientos válidos que merecen ser entendidos.
  • Insistís con que tenés toda la razón y la otra persona esta completamente equivocada. Estas convencido/a de que la verdad y la justicia están de tu lado.
  • Aumenta tu compromiso con la otra persona. Tu objetivo es sentirte más cercano a él/ella.
  • Evitás o rechazás a la otra persona. La descartás.
  • Buscás una solución donde ambos puedan ganar y nadie tenga que perder.
  • Te sentís dentro de una batalla o competencia. Si una de las personas gana, sentís que la otra será un perdedor.

 

Related posts:

Los problemas de pareja y la ansiedad fueron los temas más consultados de 2011
La depresión según la Dra. Graciela Peyrú
Fobias ¿tenés alguna?

Un comentario

  1. con ayuda se sale de la depresion es un mal como otro cualquiera,si no pudes salir de la depresion pide ayuda,y ya veras que volveras a sonreir lucha y venceras

Comentarios