Trastornos de ansiedad

Todas las personas saben lo que es sentir ansiedad: los hormigueos en el estómago antes de la primera cita, la tensión que sentís cuando tu jefe está enojado, la forma en que el corazón late si se está en peligro. La ansiedad incita a actuar. Posibilita que las personas se animen a enfrentarse a una situación amenazadora. Hace estudiar más para un examen y también mantiene alerta a los oradores cuando están dando un discurso. En general, ayuda a enfrentarse a diversas situaciones.

Pero si alguien sufre de trastorno de ansiedad, esta emoción normalmente útil puede dar un resultado precisamente contrario: evita que la persona se enfrente a una situación y trastorna su vida diaria. Los trastornos de ansiedad no son sólo un caso de “nervios”. Son enfermedades frecuentemente relacionadas con la estructura biológica y las experiencias en la vida de un individuo y con frecuencia son hereditarias. Existen varios tipos de trastornos de ansiedad, cada uno con sus características propias.

Un trastorno de ansiedad puede hacer sentir ansiedad casi todo el tiempo sin ninguna causa aparente. O las sensaciones de ansiedad pueden ser tan incómodas que, para evitarlas, hasta se suspendan actividades diarias. O pueden sufrirse ataques ocasionales de ansiedad tan intensos que aterrorizan e inmovilizan.

Muchos piensan que los individuos deberían sobreponerse a los síntomas usando tan sólo la fuerza de voluntad. El querer que los síntomas desaparezcan no da resultado, pero hay tratamientos que pueden ayudarte.

Si pensás que podés estar sufriendo de un trastorno de ansiedad, llamanos al 4831-2121 y hablá con un especialista.

Related posts:

La depresión según la Dra. Graciela Peyrú
El jugador compulsivo y su esclavitud
Relaciones rotas: ¿Cómo retomar las rupturas?

Comentarios